Últimos horizontes: Estados Unidos, Colombia y Venezuela

Por: Ariel Arteta  – La Plena Barranquilla

En la última temporada de House of Cards, sin medir anticipos a la trama (spoilers), Estados Unidos lleva a cuesta líderes déspotas, con las maquinarias políticas que les soportan en el congreso y en las sombras, que con tal de manterse en el poder recurren al más viejo de los sistemas de control: el miedo.

house-of-cards-temporada-5

La realidad no dista del real Estados Unidos. Un presidente elegido rozando por la mitad reaccionaria, adolorida y atemorizada del país, quiere ser destituido por la otra mitad igual de ignorante, aturdida y manipulada. La única respuesta al caos es cortinas de humo con asuntos internacionales gravísimos: rebombardear Siria como todo el gobierno de Obama (quien a propósito ayer con una frase de Mandela y una foto con niños se hizo del tweet con más likes de la historia, pero ese asunto lo retomamos adelante), aumentar la tensión con “el eje del mal” e incrementar las acusaciones a Venezuela.

En capítulos anteriores de House of Cards, la historia se desenvolvió en Venezuela, paraíso para hackers estadounidenses, pero hilo suelto cuando se necesite para volver a escribir en esa serie algo más inoportuno que la realidad que se vive. Es sencillo lo que se busca, que uno termine apasionadamente amando al cruel Underwood y que se sostenga en el poder tras lo que sea que deba hacer. Esto último, tanto Trump como Maduro (ya era hora de mencionarlo) han sabido utilizarlo; Maduro abogó a un pueblo que se cocina en el caldo del miedo, del hambre y del proteccionismo estatal para continuar, se apalanca en la gloria de Bolívar y Chavez para sostener su errático actuar y remedia la corrupción de su gobierno, las graves fallas del socialismo en la monodependencia del petróleo, los reversos en el cuidado medioambiental como la explotación China en el Parque Natural Canaima, con populismo soberbio (hasta Trump con sus amenazas de intervencionismo militar termina ayudando a legitimar al venezolano que no ha colaborado en nada en unir a su pueblo).

Y es que es así, el pueblo se merece los líderes que elige. Colombia sufre las mismas divisiones que USA y Venezuela. Recién nos perdimos bajo una simple pregunta: ¿Queremos seguir en guerra o no? Nuestro gobierno es corrupto, el sistema lo es y está diseñado para que nada cambie o se transforme, pero la deshumanización es el peor de las consecuencias de una sociedad enferma. El sistema educativo está pensado en deshumanizarnos, las noticias diarias sobre violencia y miedo, aún más, el capitalismo donde se prima el dinero también, el seudocomunismo donde no se respeta la propiedad privada y se es de todas formas uno más de la base de la pirámide de control estatal, igualmente. ¿Qué horizonte estamos visualizando? ¿Nos hemos perdido ya entre el miedo y la sobreinformación, que terminamos sucumbiendo al odio y al mismo tiempo arruinados en distracciones?

El bien comediante de Obama hace respuesta a ello. Aparece como inspirador mensajero, recordando lo menos malo que puede ser el deprimente sistema que nos gobierna, recordándonos que alguna vez amamos al mal que nos controla (en el caso de él, el intervencionista en la destrucción de Siria, Yemén, Libia, el aporte de 18 billones de dólares al régimen contra Palestina por 10 años, el desestabilizador de las garantías laborales de medio Estados Unidos); recordándonos que no sabemos nada de historia y que el nazismo, hoy usado como símbolo de racismo, será siempre el “villano de la historia” favorito de los medios, del cine y la literatura (aunque hasta los gringos que junto a la extinta URSS lo destruyeron digan ahora serlos), porque reciclar términos siempre será más fácil para el control y porque los que ganan puede manipular lo que les plazca.

Quizá eso sea lo que se venga en la siguiente temporada de House of Cards, la creación del enemigo más cercano a la degradación social de años y años de políticas deshumanas. Quizá una Venezuela, Rusia, Irán, Siria o Corea del Norte, sigan siendo buenos aliados en el control a través del miedo y una buena dosis de entretenimiento patriota y frío tecnológico, el complemento del control a través de la dosificada felicidad.

Finalmente, y en reflexión, uno de los libros que más se empezó a leer la gente en el mundo con la llegada de Trump fue 1984 de George Orwell. Quizá también lo debería ser Un mundo feliz de Aldous Huxley. Pero mucho debería ser uno sobre la vida, sobre la historia de tanta sangre que ya deberíamos dejar de derramar, porque no se puede controlar el miedo que nos inyectan si no nos forjamos en la defensa de los valores humanistas como un ser en un planeta limitado. Somos Humanos fue mi primer escrito en La Plena, y abogaba por un desentendimiento de las imposiciones de división. El horizonte para los humanos no puede ser el miedo. Los últimos horizontes deben ser los que se esconden tras las montañas de miedos: pueblos nativos, naturaleza tranquila, comida con la familia, días de playa o de campo. USA, Venezuela y Colombia pueden ser hogar de esos horizontes, ¿perderías el camino?

1984

El pueblo Kankuamo se reúne para fortalecer el gobierno propio en Atánquez, Sierra Nevada de Santa Marta

Por: Jaime Acosta

El día 3 de Junio se reunió el pueblo Kankuamo en el corregimiento de Atanquez de la Sierra Nevada de Santa Marta en el Departamento del Cesar con el objetivo de dinamizar los mandatos constituidos en su IV Congreso; instaurado el pasado mes de Diciembre, para la pervivencia cultural, el fortalecimiento del gobierno propio, la paz y la consolidación territorial.

DSC_0025 como objeto inteligente-1

Este encuentro contó con la participación de delegados que se encuentran fuera y dentro del territorio indígena Kankuamo para construir el plan de trabajo de carácter organizativo y operativo de las distintas comisiones que pertenecen a la estructura de gobierno, tales como las comisiones de educación propia e intercultural, derechos humanos y paz, identidad étnica y cultural. Construyendo una agenda de trabajo que permita la articulación con otros sectores sociales en aras de hacer incidencia en los distintos campos culturales, político – económicos  en los que se encuentran estas comunidades en base a la dinámica de país generando cambios positivos y armónicos en la construcción de paz y buen vivir.

Así mismo, surgieron nuevas comisiones como es el caso de la comisión de comunicación propia e intercultural en la cual se construyeron sus principios de acuerdo al fundamento de la ley de origen y las funciones de esta comisión en base a los mandatos y al plan de trabajo que surgió de la socializacion con las comunidades  a su vez se organizo la comisión de territorio y medio ambiente en la que se unieron dos comisiones según lo contemplado en los insumos del IV congreso Kankuamo.

DSC_0054 como objeto inteligente-1

Es importante mencionar que este pueblo esta a la víspera de su tradicional fiesta cultural: El corpus Christi, el cual se celebrara el día 15 de Junio del presente año en el marco del Segundo Encuentro Cultural, Étnico y Folclórico de la Sierra Nevada de Santa Marta que va del 16 al 18 de este mes.

DSC_0069 como objeto inteligente-1

Catedra de pensamiento critico

Por: Jaime Acosta

 “Aquí estamos los muertos de siempre,

muriendo de nuevo, pero ahora para vivir”

                                                                                                                        Sub – Marcos

Actualmente nos encontramos frente a la crisis del sistema mundo global. Esto obedece al acumulado histórico de inequidades sociales, políticas, culturales y económicas en las que se han cimentado los imperios en las distintas geografías, justificando la conquista y el exterminio del otro en su proyecto moderno/colonial a nombre de la “razón, el progreso, el desarrollo y la libertad individual” de los países del primer mundo (nombre acuñado por sí mismos, auto denominándose como el centro imperial del ser del sistema).

Existiendo a su vez antagónica y marginalmente la zona del no ser, (las periferias despojadas y excluidas) de los países del tercer mundo o sub desarrollados, etiquetas que han sido impuestas por la invasión, el saqueo, la esclavitud y los genocidios de los Pueblos Originarios, Musulmanes, Mujeres, Afros y Mestizos en África, Medio Oriente y Latino América

Lo anterior, paralelamente en la construcción de un Nuevo Orden Mundial cuyo modelo económico Capitalista y Neoliberal es determinado por el Banco Mundial, El Fondo Monetario Internacional y la OCDE, convirtiendo a estos países en locomotoras Minero-Energética al interés de la empresa multinacional a través de concesión de territorios para títulos mineros y expropiando grandes extensiones de tierra para el monocultivo, la ganadería extensiva y el cultivo de uso ilícito, profundizando la brecha existente entre países dependientes e independientes

Así, los tratados internacionales promueven un doble discurso en defensa de los derechos humanos y el libre mercado (TLC), siendo ambos mecanismos hegemónicos, que disfrazados por el circo mediático han causado en las sociedades actuales una sociedad de consumo y de alienación de las clases subalternas, siendo a su vez causantes de la existente crisis ambiental, con la producción en masa de armamentos nucleares, enfermedades químicas y alimentos transgénicos.

Colombia, es la muestra fehaciente de la crisis mencionada; a lo largo de su historia la violencia ha jugado un papel predominante, desde la colonización hasta la actual neo colonización generando así un conflicto armado, político, social, cultural y económico de más de 500 años y que hay aun no ha finalizado. Provocando uno de los mayores éxodos y exterminios de indígenas, afros, y campesinos a lo largo del tiempo.

En la actualidad, el proceso de paz, sucumbe ante la solución negociada del conflicto armado, dado al incumpliendo del estado y la falta de voluntad política en la implementación de los acuerdos establecidos en la Habana con la insurgencia de las FARC – EP. Prueba de esto, son las ZVTN, las cuales no cumplen las condiciones básicas para que estas personas puedan vivir dignamente, estos se encuentran recluidos en un campo de concentración con la esperanza de que este proceso paz les permita participar en todos los aspectos de la vida social como sujetos de derechos y con garantías como oposición con el miedo de que no se repita lo sucedido en anteriores procesos de paz en los que han asesinado a los guerrilleros después de entregar sus armas como fue el caso de la Unión Patriótica y el M19.

Sin mencionar, el estancamiento de los diálogos que van en el segundo periodo de la fase pública de negociaciones con el ELN, cabe resaltar que esta insurgencia ha cumplido con lo pactado y que ha sido el Gobierno de Juan Manuel Santos quien no ha puesto en marcha esta negociación dado a que los puntos exigidos en la agenda podrían inmiscuir transformaciones en el modelo económico, el cual muy enfáticamente, puntualizó Santos, no está en negociación.

Por otro lado, está el incumpliendo del Estado con las clases populares y los mandatos contemplados a través de la Cumbre Agraria, campesina, étnica y popular como actor legítimo de interlocución ante el Gobierno, a lo cual este último ha respondido con persecución y represión a la protesta social, por medio de la imposición de la fuerza pública – (ESMAD), quien abruptamente ha atentado e incluso asesinado a la población civil que de manera pacífica exigen las transformaciones estructurales para una paz estable y duradera. A demás de las cifras alarmantes de asesinatos de lideres sociales y defensores de derechos humanos en el tiempo que llevan las negociaciones.

A manera de síntesis: la lucha por las reivindicaciones históricas exige un gran compromiso y disciplina, es fundamental la participación social y política de tiempo completo de la clase popular en la solución al conflicto social, político, cultural y económico. La paz subyace en la democratización del poder público cooptado por la burocracia y del poder privado en manos de las oligarquías sumidas a la demanda del capital extranjero.

La paz consiste en la reparación integral a las víctimas bajo las garantías de no repetición en el proceso de recuperación de la memoria histórica y la verdad como reivindicaciones que permitirán la reconstrucción del tejido social quebrantado por la guerra.

Por ende es necesario la redistribución de la tierra a las distintas formas autónomas de organización comunitaria que han sido afectadas por el conflicto armando; ejemplo de esto, son los territorios ancestrales de los pueblos indígenas, los consejos comunitarios de los palenques Afrocolombianos sin desconocer la construcción de iniciativas para la radicación a la crisis alimentaria a partir de la dignificación del campo y del campesino como sujeto político de derechos organizado a través de las reservas campesinas y los territorios agroalimentarios.

A su vez es importante mencionar el aporte significativo y las resistencias lideradas por los movimientos antisistemicos como la lucha del movimiento estudiantil y su indecencia en los campos académicos y sociales en la batalla por una educación digna, gratuita y transformadora.  Los movimientos LGBTI y la diversidad e identidad de género, las históricas reivindicaciones de la mujer a través del feminismo y los movimientos ambientalistas en defensa de la pachamama.