Contraluz

Luz

El cantar de los sapos tiene un ritmo muy particular. Amy dice que solo cantan cuando se acerca la época de lluvia, así como los grillos. Qué noche tan espesa la de hoy. Por más que muevo este abaniquito de mano no logro mitigar el calor. La oscuridad da cierta sensación de sofoco, de quemazón, como si tuviera la firme intención de cocinarnos vivos. Cuando se mueve la cortina de la ventana, y entra uno que otro resplandor de las luces del barrio de al lado, creería uno que con la brisa se refresca el ambiente. Pero no. Todo sigue igual. Sigue leyendo