LA ACCIDENTADA CANDIDATURA DE NICOLÁS PETRO

Carta de un lector ||

Todo empezó por allá en los meses de febrero y marzo. La incapacidad, el sectarismo y algunos otros males propios de la derecha hicieron que en cuatro años no se haya construido un proceso serio que uniera todos los intereses de los partidos alternativos en una candidatura única.

_20191007_201510

Ante esta situación, Gustavo Petro, da un golpe de opinión y coloca a su hijo, Nicolás, como el candidato que va a derrotar a la casa Char en el departamento, situación que causo alergia y malestar en militantes alternativos. Pero, ¿qué esperaban?, si la ausencia de procesos serios llevó a Gustavo a tomar esa decisión, ¿saltándose las bases? Cuales bases, si todo indica que solo aparecen en épocas electorales.

Semanas después empieza la campaña de Nicolás, una campaña que sinceramente desde mi punto de vista ha estado mal planeada y que deja entre ver que llegar a ser poder no es una opción. Sus alianzas con personas que sólo necesitaban un aval, su apoyo a dos candidaturas en Barranquilla, Soledad y Malambo dan a concluir que como alternativos nos hemos rodeado mal y hemos dejado cooptar nuestras prácticas políticas por hábitos electoreros, hechos que reafirman mi planteamiento de qué aquí no hay un intereses serio de ser poder, aquí hay una medición de fuerza, -egoísta por cierto- para las elecciones del 2022.

PicsArt_10-07-08.08.44

Ante esto, ya no se puede hacer más nada, solo queda la lección aprendida para que en 2023 lleguemos a contiendas electorales con un camino recorrido, un proceso serio y una opción que nos permita ser poder… y como dijo Lennin:
“la autocrítica como principal fuerza es la motriz del progreso”.

EN BARRANQUILLA SE ABRE PASO EL CONSEJO TERRITORIAL DE PAZ PARA EL DISTRITO

Redacción La Plena Caribe ||

En horas de la mañana de hoy se llevo a cabo en Foro de Sensibilización para la conformación del Consejo Territorial de Paz, Convivencia y Reconciliación para el distrito de Barranquilla, convocado por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz en el que se socializó el Decreto 002 de febrero de 2019 con el cual se crea del Consejo Territorial de Paz para la ciudad.

 

 

El foro contó con participación de Antonio Quiñones, Comisionado adjunto de la Oficina del alto comisionado de paz; Javier Martínez, delegado de la ONU; Gilma Turizo, a nombre de la Universidad del Atlánticon y el comité de impulso de dicho consejo; David García por la Mesa Distrital de Víctimas; Milton Mejía, Diálogo intereclesial por la paz (Dipaz); Heriberto Mejía Mercado de Caribe Afirmativo; Ronald Valdés, como representante de las comunidades Afro; José Luis Ruiz Ortiz del cabildo indígena Zenú y Benedicto González Montenegro como reincorporado de Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC). Contó, además, con el acompañamiento de académicos como Paola García, Rafaela Vos Obeso, Rafael Ladrón de Guevara y un grupo nutrido del megacolegio Villas de San Pablo.

El recinto del Hotel Country Internacional, se escucharon voces críticas con respecto a la autonomía administrativa y política que debe tener el Consejo con respecto a las alcaldías y gobernaciones que vendrán, así como la falta de voluntad política del partido de gobierno con respecto a la paz. En contraste Antonio Quiñones anunció que el gobierno actual está tratando de establecer diálogos con el Ejército de Liberación Nacional, respetando unas condiciones o lineas rojas que ha puesto el gobierno Duque, conseguir una paz completa para Colombia.

Para el día 5 de diciembre está programada la instalación y primera sesión del Consejo Territorial de Paz, convivencia y reconciliación.

¿NI UNIDOS PODEMOS?

Por: William Alexander Aguirre ||

A menos de dos meses de las elecciones de autoridades locales, las encuestas parecen reflejar una victoria contundente de Jaime Pumarejo en la alcaldía de Barranquilla. De acuerdo con Invamer, el candidato suma casi el 80% de la intención de voto, por otro lado, la oposición no llega al 20% con una votación desgranada en tres candidaturas distintas.

Al parecer la suma de todas las fuerzas opuestas a la casa Char no alcanzan para enfrentar decorosamente la contienda de octubre, mucho menos para disputar el control de la ciudad. En ese orden de ideas, lo único en disputa en este momento es el carácter de la oposición que tendrá Pumarejo en el concejo, bien sea una oposición gobernable “constructiva” o una oposición mucho más contestataria en el caso de Bohórquez.

Lo anterior explica la nula voluntad de los candidatos ‘alternativos’ por encontrar formas de unificar esfuerzos. Estás elecciones se configuran más como unas primarias de la oposición al charismo, que como una oportunidad real de enfrentar a esta casa política en el corto plazo. El segundo en votación que asuma la curul en el concejo aspira en convertirse en una alternativa real frente al próximo candidato de Cambio Radical en 2023.

IMG_20190909_175146

Caricatura de Nadim

 

Es increíble que en una ciudad que acumula un sin número de problemas (desempleo, inseguridad, electricaribe, migración) el actual alcalde llegue a un nivel de aceptación del 90%, que debe llamar a la autocrítica a los sectores políticos alternativos, que aún parecen estar rodeados por los fantasmas de las administraciones previas a la llegada de Char al gobierno local.

Si bien el impulso de la votación de la segunda vuelta presidencial ha permitido apalancar algunas propuestas políticas alternativas, hoy parecen los candidatos más preocupados por salir en las fotos cerca de Gustavo Petro y su hijo, lo que si bien representa un oxígeno electoral no aporta al fortalecimiento de una propuesta de ciudad que identifique a la ciudadanía barranquillera con la política.
Si el próximo 27 de octubre ni unidos podemos, por lo menos unidos deberíamos discutir la forma como se debe develar los intereses mesquinos de las familias tradicionales de la ciudad y proponer un modelo de ciudad diferente.

Caribe Afirmativo firma convenio con la Comisión de la Verdad (CEV) para reforzar los lazos de colaboración sobre cuestiones de género

Esta es la primera vez que la CEV formaliza una alianza con organización LGBTI para trabajar de manera conjunta en la reivindicación de los derechos de la población LGBTI, y se firmará en el día que se cumplen 26 años del asesinato de León Zuleta, pionero del movimiento homosexual en Colombia.

Barranquilla, 23 de agosto de 2019. Teniendo en cuenta la situación de violencia que vivieron las mujeres y las personas LGBTI durante los años del conflicto armado, la comisión de la Verdad (órgano estatal encargado de esclarecer los patrones de violencia, contribuir a la verdad y reconocer los derechos de las víctimas) firma por primera vez, un convenio de colaboración y cooperación con una organización LGBT; en este caso con Caribe Afirmativo, que trabajo por el reconocimiento de  la diversidad sexual, identidad y expresión de género en  el proceso de posconflicto en  el caribe colombiano y el departamento de Antioquia. En este sentido, este convenio se pacta con el fin de fortalecer la capacidad institucional de la Comisión de la Verdad para cumplir sus objetivos con respecto a la implementación del enfoque de género en todas sus acciones legislativas; además de facilitar el proceso de contacto entre las victimas LGBTI y la Comisión; y, por último, de que Caribe Afirmativo pueda aportar técnica y operativamente la documentación de casos de violaciones a derechos humanos de las personas LGBTI a la comisión para agilizar los procesos de reconocimiento, reconciliación y reparación.

Asimismo, este acuerdo, también, representa una acción afirmativa en sí misma, en la medida que materializa y visibiliza los esfuerzos que se han venido realizando a nivel institucional para promover la inclusión y el respeto por la diversidad. Siendo este el escenario, se resalta que la firma de este convenio se llevará a cabo el día 23 de agosto, fecha en la cual se conmemora la muerte de León Zuleta, uno de los pioneros del movimiento LGBTI en Colombia, quien fue asesinado en Medellín a la edad de 41 años por luchar abiertamente por la reivindicación de los derechos del colectivo LGBTI.

En este sentido, esta fecha es muy significativa para Caribe Afirmativo ya que simboliza el inicio de una lucha que, aún hoy, sigue estando vigente y es precisamente por ello que resulta oportuno destacar su legado con la firma de un convenio que contribuirá en el esclarecimiento de los casos de violencia de género durante el conflicto y, de este modo, poder favorecer al proceso de reparación de todas las víctimas.

Para Wilson Castañeda Castro, director de Caribe Afirmativo, el proceso de implementación del acuerdo de Paz, es una oportunidad para que Colombia, no solamente superé las acciones fácticas de la violencia que en los territorios dejó el conflicto armado y los efectos desproporcionadas y diferenciados de la violencia que recibieron particularmente las mujeres y las personas LGBT, sino también para que la sociedad desnaturalice comportamientos y actitudes verbales, físicas y simbólicas cargadas de prejuicio hacia las personas LGBT; que como compromiso de no repetición identifiquemos los orígenes estructurales de esta violencia excluyente y le pongamos fin y que se tiendan puentes entre diferentes sectores de la sociedad, para que  en proceso de reconciliación, podamos construir un gran pacto nacional por el reconocimiento y respeto de la diversidad sexual, identidades y expresiones e género, como  prerrequisito para vivir en paz.

Escrito Por: Caribe Afirmativo.

Avances LGBTI 2017

¿CRISIS DE GOBERNABILIDAD O CRISIS DE LEGITIMIDAD?

Por William Alexander Aguirre

IMG_20190806_150851

La Universidad del Atlántico ha venido atravesando por una convulsión política y social, que ha traspasado el marco del paro nacional universitario desarrollado entre 2018 y 2019. El orden institucional se ve afectado por un sinnúmero de acontecimientos, que se han venido azuzando dentro y fuera de la institución. El debate en pasillos, redes sociales y medios de comunicación parece orientado a la gobernabilidad de la universidad en el contexto actual.

 

Hace apenas ocho meses el Observatorio de la Universidad Colombiana, que siempre ha operado como caja de resonancia del ministerio de educación, señalaba que la Universidad del Atlántico pasaba por una “nueva era”, con gobernabilidad y sin deudas; lo anterior, en relación a los primeros resultados del recién designado rector Carlos Prasca. Sin embargo, El Espectador señaló el pasado 7 de febrero que había una pérdida de gobernabilidad en la Uniatlántico, refiriendo los reclamos realizados por una estudiante al gobernador del departamento Eduardo Verano. Finalmente, Víctor López en el portal extranoticias.com.co reseñó que en la gobernación se realizan reuniones para examinar la gobernabilidad de la universidad, más allá de si continua o no Prasca en su cargo.

Es evidente que los líderes de opinión hegemónicos intentan encerrar las tensiones de la institución en el marco del discurso de la ingobernabilidad de la universidad, en ese orden de ideas, cabe preguntar sí en realidad es una crisis de gobernabilidad lo que ha hecho exaltar los ánimos dentro del campus en el periodo reciente.

 

El concepto de gobernabilidad se tiene sus orígenes en el informe presentado por Croizer, Huntintong y Watanuki a la Comisión Trilateral, principal tanque de pensamiento del capital transnacional en 1975. La idea principal de su informe sostiene que los gobiernos pierden la capacidad de obediencia por parte de los ciudadanos cuando las demandas de estos superan el nivel de institucionalidad existente. Lo anterior implica que la inestabilidad institucional responde a un exceso de exigencias por parte de los ciudadanos y no a un problema de legitimidad de los gobernantes frente a los ciudadanos.

 

La gobernabilidad se entiende entonces como capacidad de cooperación entre el Estado y la sociedad civil, en términos abstractos; o entre los gobernantes y los gobernados, en términos concretos. Por esta razón, es una preocupación principal de los organismos multilaterales, como el Banco Mundial, la medición de la gobernabilidad de las naciones, entre tanto esta es una medida de la hegemonía de los Estados.

 

Al ministerio de educación y a la clase política tradicional del departamento, es apenas obvio que le preocupe la capacidad que tengan los rectores de la universidad para consolidar de manera hegemónica el proyecto educativo que se alinea con los requerimientos de la OCDE. Por esta razón, cada persona que se sienta en el despacho de la rectoría hace un intentó por parecer más comprometido que su antecesor con el cumplimiento de objetivos como la Acreditación Institucional. Pese a ello, todos se encuentran con una serie de barreras para el cumplimiento de sus misiones, por un lado, la disputa burocrática al interior de la clase política tradicional por el control administrativo y presupuestal del alma mater, por otro, la tradición de resistencia del movimiento estudiantil (resistencia que se expresa en la diversa gama expresiones, que van desde la condena absoluta al uso de la violencia hasta el culto de esta, pasando por sus diferentes matices).

 

Lo cierto, es que el “problema” de gobernabilidad parece no tener solución para la clase política tradicional, que ha intentado garantizar el control absoluto de la institución por diversas vías, desde la mano dura de la primera década de los 2000, hasta el intento de cooptación del movimiento universitario en periodos más recientes, pasando por la imposición de lo que aparentemente sería un modelo gerencial de administración pública (que prometía encarnar Prasca), sin al parecer encontrar la fórmula para el desarrollo de la política pública de educación sin los trastornos generados por las protestas, los escándalos de corrupción, y más recientemente, los escándalos sexuales.

 

El error radica en no reconocer que el origen de los conflictos al interior de la universidad no proviene de la “ingobernabilidad” de la comunidad universitaria (a quien pintan como una horda de salvajes y cavernícolas que están esperando al próximo rector para quemarlo vivo al interior de su oficina), sino que radica en la falta de legitimidad de los administrativos ante la comunidad universitaria, por no decir, la falta de legitimidad del Consejo Superior ante los uniatlanticenses que ven en cada actuación de este órgano una agresión nueva (cabe señalar que en los pasillos de la universidad la gente ya se pregunta cuándo será el próximo disturbio contra la reciente resolución que condena a la extinción la modalidad de doble programa).

 

La falta de legitimidad de los órganos de gobierno constituidos actualmente solo puede ser resuelta por medio de un proceso que permita la construcción de una nueva forma de cogobierno universitario, que garantice la participación de los estamentos en las definiciones más trascendentales del alma mater y abra una democracia universitaria de carácter participativo dentro del campus. Una constituyente universitaria permitiría la recuperación de la legitimidad de la institucionalidad, pero no sobre el reconocimiento del orden establecido actualmente en la institución, sino sobre la base de la construcción de una nueva institucionalidad. En conclusión, el problema de la Uniatlántico no es la ingobernabilidad de los gobernados, sino la ilegitimidad de los gobernantes, y su solución no es la mano dura impuesta con autoridad (mensaje enviado por el establecimiento tras el ingreso de la policía al campus), sino la autonomía y la democracia.

El estigma de la Sociología

Por Jessica Truyol Padilla, FEU-Colombia.

Plaza de San Nicolás

Mucho se dice de los estudiantes de Sociología, o de las Ciencias Humanas en general, se dice que somos flojos, marihuaneros, no tenemos preocupaciones, son carreras fáciles, es nada más leer y ya, entre otras cosas. Ante todo lo anterior déjenme decirles: se equivocan.

La Sociología no es solo comprender al ser en su entorno social y cómo se desenvuelve este. La sociología, como la siento, va mucho más allá de eso: es también estar dispuesto a entregar todas las herramientas necesarias a una comunidad o grupo social para mejorar sus condiciones de vida, convencidos que los contextos de hambre, miseria, pobreza, violencia sí pueden ser transformados.

Estudiar Sociología requiere de entusiasmo, humildad, alegría, entrega, delicadeza, ser todo terreno. Se necesita tener mucha gallardía para desempolvar aquello que muchos tienen ocultos, que muchos no quieren que nos demos por enterados. Aquello mismo que pocos se atreven a investigar y denunciar por miedo a las consecuencias. Pero sobre todo, estudiar Sociología es tener ese deseo de impulsar las transformaciones sociales.

Al apuntar al tema de transformaciones sociales, recordé a nuestro gran sociólogo barranquillero Orlando Fals Borda, fundador, junto a Camilo Torres Restrepo, de una de las primeras facultades de Sociología en Latinoamérica en la Universidad Nacional de Colombia; y para completar, padre de la Investigación Acción Participativa, esa misma que nos invita a interactuar con el sujeto, conocer las necesidades sociales de una comunidad y  agrupar esfuerzos para transformar la realidad con base en las necesidades sociales.

La IAP (Investigación Acción Participativa) nos hace el llamado a interactuar con la comunidad, convivir con ella, conocer el entorno, habitar en él, escuchando las problemáticas, las posibles soluciones que ellos puedan ofrecer y es ahí, justo en ese momento, donde hay que intervenir como investigadores sociales para ayudar a orientar y realizar de manera colectiva la construcción de esa transformación de la realidad y sobre todo, lo más importante: generar el empoderamiento de la población, es decir, que sea la gente del común la protagonista sembrando un sentido de pertenencia por lo realizado y sean capaces, a pesar de las dificultades, de no descansar y trabajar a diario por cambiar lo que debe ser cambiado.

Si esto les parece poco, miremos a nuestro alrededor, miremos el entorno, los debates sobre temas como la paz, el fin de conflictos armados, el medio ambiente, la economía, la cultura, la globalización, la inmigración, el desplazamiento forzado, entre otras cosas.

¿No creen ustedes que se necesitan investigadores sociales para comprender e intervenir en estos cambios que viene atravesando nuestro país? ¿No creen que necesitamos profesionales para estudiar cómo el ser humano se asocia y se agrupa en medio de tanta diversidad?

A decir verdad, señoras y señores, tenemos un gran reto.

 

 

Serenata a Barranquilla

Por Johan Mendoza Padilla

800px-Flag_of_Barranquilla.svg

Quisiera hacer un poema para dedicarle a esta tierra, usar las palabras para expresar lo que siente mi alma: un amor inmenso que profeso sin esfuerzo, pero no tengo tanta imaginación para escribir con esa determinación. Sin embargo, y con mucho encanto, quiero hacerles la invitación para juntos escuchar una que otra canción, por medio del cual artistas de distintas tallas rinden honores a esta ciudad de gentes bacanas.

Canciones para Barranquilla hay muchas, las hay de distintos géneros así que no hay excusas, por lo que con música a todo timbal podré rendirle tributo a la Curramba sin igual. Los enlaces les dejaré, para aquellos que también se quieran estremecer, al son de tambores, trompetas y acordeones, con la que a La Arenosa muchos artistas le han dado honores.

  • Amira de la Rosa – Himno de Barranquilla (1942), la única canción que con la misma energía entonan las barranquilleras y barranquilleros, pues cuando se pregona este himno se siente que se hace por algo más que una ciudad, y quizás será porque la consideramos nuestra patria chiquita. Si desean escuchar la versión original las hay a montón, pero les comparto en donde quizás más mística transmite: en el estadio metropolitano Roberto “El Flaco” Meléndez Lara.
  • Los Caracoles de Oro – Abril en Barranquilla (1968), del autor Eduardo Cabas de la Espriella, padre del cantante Andrés Cabas, y quien es un reconocido compositor colombiano con éxitos como Campesino de Ciudad.  La canción en honor a Curramba hace remembranza a la época dorada de los boleros en la ciudad.
  • Nelson Henríquez – Uno para todos (año sin determinar), una de las muchas canciones con que este venezolano logró quizás ser quien más le cantó a esta ciudad, con temas tales como: Serenata Barranquillera, Pa´Barranquilla, Barranquillero, Carnaval de mi Curramba, entre otros. En esta canción hace críticas para defenderla, y hoy tal vez es muy válida con la hegemonía charista.
  • Pello Torres – Bocas de Cenizas (año sin determinar), de Barranca Nueva – Bolívar, fue un destacado músico constructor y defensor del Porro, y junto a su orquesta “Pello Torres y los Diablos del Ritmo” marcó tendencia y se destacó a nivel nacional. Bocas de Ceniza es el sitio exacto donde el Río Grande de la Magdalena se encuentra con el Mar Caribe, y en donde también subsiste un ecosistema de mangles de la Ciénaga de Mallorquín, el cual hoy corre serios riesgos de desaparecer.
  • Mario Gareña – Mi novia es Barranquilla (1972), el compositor de Yo me Llamo Cumbia dedicó a su ciudad natal esta canción, en el marco de una serenata organizada por Radio Libertad, canción que contó con los arreglos de Pacho Galán, y que nos muestra a Barranquilla como la musa del artista.
  • Dimensión Latina – Barranquilla Barranquilla (1973), canción compuesta por Carlos Vidal y Víctor Mendoza, e interpretada por el talentoso artista venezolano Óscar de León, en el que sería el segundo álbum oficial, pero el primero en solitario de esta agrupación. Esta es sin duda una de las canciones obligadas a escuchar.
  • Estercita Forero – Mi vieja Barranquilla (1974), una de las más sonadas obras de la Novia de Barranquilla, que junto a La Luna Barranquillera, La Guacherna, Volvió Juanita o Palito e Matarratón, son iconos musicales de la ciudad. De Estercita se destaca, entre sus grandes logros en su vida artística, ser la ideologa del nacimiento del ya muy tradicional desfile de la Guacherna en el carnaval.
  • Barranquilla es tu ciudad – Los Melódicos, grabado en las década de los 70´s, con la cual el maestro Renato Capriles, director de unas de las más representativas agrupaciones del vecino país, ofrecía tributo a Curramba con esta canción de autoría del colombiano Marco Aurelio Álvarez.
  • The Latin Brothers – La Cumbia Barranquillera (1977), o como aparece en la caratula del álbum, Linda Barranquilla, canción integrada al cuarto trabajo de esta agrupación de música salsera y que es interpretada por John Jairo Murillo.
  • Rafael Orozco – A Barranquilla (1977), canción compuesta por Julio Cesar Oñate, y expuesta en el álbum Los Elegidos, tercera entrega de aquel extraordinario dúo que el hijo de Becerril – Cesar formó con Israel Romero, cuando este innovador artista pretendía extender el Vallenato más allá de la provincia del oriente del Caribe, que siempre tenía eco entre la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía del Perijá, pero se quería más, y se logró.
  • Pastor López – Mi señora Barranquilla (1977), de su álbum Negro Parrandero. Aquí este venezolano todo terreno de la música tropical hace honor a su paso por la ciudad.
  • Grupo Niche – A ti Barranquilla (1979), compuesta por Jairo Varela, La Arenosa fue homenajeada en el primer álbum que salió al público de la que años después se convertiría en unas de las agrupaciones insignias del país.
  • Diomedes Díaz – Regalo a Barranquilla (1983), esta canción tiene una anécdota particular, pues se compuso el mismo día que Diomedes debía presentarse en el festival de orquestas del carnaval, y lo hizo para competir con el Binomio de Rafael Orozco, el que sin la genialidad de aquel guajiro nacido en La Junta habría sido el seguro ganador del Congo de Oro, pero al final El Cacique es quien sonrió.
  • Pacho Galán – Barranquilla, versión Porro de este gran maestro que no requiere mayor presentación, él es la presentación. Oriundo de Soledad, municipio vecino de la Puerta de Oro (área metropolitana), aunque también hay otra cantada por Tommy Arrautt en 1984: https://www.youtube.com/watch?v=XYcUe3zt7p4
  • Adolfo Echeverría – ¿Qué haces tú por Barranquilla?, canción que fue grabada con la voz de Saulo Sánchez, en un año aún sin determinar, y ya con un Adolfo con achaques en su salud, pero que no deja de seguir compartiendo su talento.
  • Orquesta Sarabanda – Barranquillero Arrebatao (1994), canción compuesta por el vallecaucano Víctor Raúl Sánzhez “Patillas”, quien lo compuso por su esposa barranquillera, y es interpretado por el estadunidense José Mangual Jr. Un dato curioso es que hay gente que piensa es de Niche, solo porque en un Festival de Orquestas ellos hicieron alusión al cantante con el ritmo de la canción, ya que, al inicio por temas de la disquera no podía salir en público que esa era su voz.
  • Joe Quijano – Recuerdos de Barranquilla (1999), canción integrada en el álbum Salsa Máxima de la agrupación Cesta All Star, que después fue remasterizada en el año 2014. Curiosamente la última presentación en vivo de este artista boricua, ya casi sobre los 80 años, fue en Barranquilla.
  • Carlos Vives – Décimas del parecido (2001), canción incluida en su exitoso álbum con el cual coronó su primer Grammy: Déjame Entrar. Esta canción, autoría del mismo cantante, hace alusión de lo parecido que pueden ser la ciudad de New Orleans, en Estados Unidos, con Barranquilla, más cuando Vives describe la calidad de sus gentes.
  • Checo Acosta  – Pa´ Los Curramberos (2008), el príncipe del carnaval, hijo del bolerista Alci Acosta, también se hace presente con esta canción, y compartimos la versión grabada junto a una de las insignias de la cultura nacional: Petrona Martínez.
  • Catorce Son Charanga – Costumbres Barranquilleras (2011), obra de Óscar Silvera de la Rosa, y en la cual participaron destacados artistas barranquilleros como Charlie Gómez, conocido por su paso en el Grupo Raices. Es una canción muy detallista de algunas costumbres ñeras.
  • Daniella Mass – Soy Barranquilla (2013), ofrenda que la princesa barranquillera del liripop hizo en el marco del bicentenario de esta ciudad, que no fue fundada, sino que surgió a partir de la interacción comercial de negros e indígenas libres con el español, sin las restricciones de otros lugares, de ahí su nombre de Puerto Libre.
  • Joe Arroyo – En Barranquilla me Quedo (1988), y cómo no integrar en esta lista a la canción que hace que se le erice la piel a cualquier quillero, y más cuando está por fuera de esta esquina del Caribe.

Espero disfruten con orgullo y alegría este 7 de abril, y que los días posteriores les permita cargarse de energías para disfrutar de las Cuatro Fiestas. ¡Nos vemos en Rebolo!

 

 

 

Hay que ver las cosas que pasan…

Por Andrés Chaparro, FEU-Colombia.

uniatlantico

El día sábado 31 de Marzo fue publicada una noticia que como arma de doble filo tiene su lado positivo y negativo. La página oficial de la Gobernación del Atlántico nos recibe con la “buena nueva” de la próxima apertura del proceso licitatorio para la construcción de la Ciudadela Universitaria de Sabanalarga,  proyecto que busca afianzar la regionalización, impactando una vez terminada la obra a un número cercano a los 1.800 jóvenes que tendrían la oportunidad de formarse de manera integral, accediendo a una Institución de Educación Superior.

Saber que existe la posibilidad de llegar a un rincón más del territorio, disminuyendo la brecha social existente, es una noticia que como estudiantes nos alegra y llena de emoción.  Sin embargo, es bastante preocupante y desalentador la forma en que se prioriza la inversión por parte de la Junta Pro-Ciudadela, que en su más reciente reunión aprobó la destinación de 20.000 millones de pesos del recaudo de la estampilla para la creación de esta nueva sede, mientras Bellas Artes se cae a pedazos y padecemos por la falta de mantenimiento en la Sede Norte y Centro.

La crisis es evidente, se refleja en los recortes de cupos ante la imposibilidad de combatir los altos niveles de hacinamiento, la biblioteca no cuenta con las mejores condiciones, los laboratorios no funcionan en su totalidad, barandas de seguridad deterioradas que se caen a pedazos, mal estado de los escenarios deportivos, entre otras problemáticas que requieren una inversión urgente y priorizada, siendo un lista interminable.

Nuestra institución está en clave de la acreditación de alta calidad, pero esta no parece perceptible ante nuestros ojos. Entonces, dígame usted que lee esto, ¿cree lógico pensar en hacer una casa de dos pisos, cuando el primer piso se cae a pedacitos? O peor aún, ¿cree adecuado mejorar la fachada y colocar baldosas, sin solucionar los problemas estructurales de su vivienda? Esto sucede con la construcción de otras sedes, regionalización sí, ¿pero a costa de qué? ¿Sacrificando la academia? Ese es el interrogante.

Somos jóvenes que buscamos construir un proyecto de universidad diferente, pero nos cierran toda posibilidad para llegar a ese objetivo. Como aquella casa deteriorada se encuentra hoy la infraestructura de nuestra querida casa de estudios, no podemos estar tranquilos por miedo a que en cualquier momento se nos venga encima (como ha venido sucediendo poco a poco). Esa debería ser la preocupación real de la Junta Pro-Ciudadela y el Consejo Superior, colocarse en función de conservar y mejorar lo que ya tenemos –Sede Centro, Sede Norte, Bellas Artes y la Sede Sur–  para luego sí pensar en expandirnos.

Revisemos también los programas que pretenden ofertarse, será como en la Sede Sur, donde los programas en su mayoría responden a carreras técnicas y tecnológicas, mientras a nivel profesional se cuenta solo con el pre-grado de Licenciatura en Matemáticas.

En total, son 9 programas universitarios regionalizados, de los cuales 8 son técnicos y tecnológicos. Hagamos la crítica, somos una universidad con la misión de formar profesionales integrales, ¿o es que acaso los jóvenes de los municipios del Atlántico no sueñan con ser docentes, abogados, ingenieros, nutricionistas, etc.? ¿Regionalización sin profesionalización? ¿Eso queremos?

Si algo está claro después de esta reflexión, es que no estamos en contra de la regionalización, por el contrario, creemos que es necesaria para disminuir la brecha social como hemos mencionado, pero seguimos viendo como algo irracional relegar los problemas que se tiene a un segundo plano.

 

 

 

Cinco cosas que NO me gustan de éstas elecciones al Congreso 2018

Por Johan Mendoza Padilla.

Ya falta cerca de un mes para las elecciones de Senado y Cámara, o sea, las del Congreso de la República, en donde 2.957 colombianos y colombianas aspiran a ocupar unas de las 290 curules disponibles para el 2018. Habrían sido 306, pero recordemos que el Congreso rechazó la participación de las víctimas del conflicto armado a través de la Circunscripciones Especiales Transitorias de Paz.

Entonces, como dijo el dermatólogo, vayamos al grano:

# 5: Mucha bulla y populismo.

Candidatos-a-la-camara-por-el-Atlántico-a-elegirse

No han faltado los candidatos y candidatas que para estas épocas vuelven a ver la luz del día, sí, porque el resto del tiempo uno no tiene ni idea de dónde están. Pero lo que es curioso es que aparecen dando besitos a bebés, caminando en los barrios con la gente, bailando champeta, y todas esas cosas. El populismo, que en campaña no deja ser la vieja confiable, encabeza este listado porque es de las cosas que más repugna en los politiqueros.

# 4: Politiqueros top models.

DRHL-RrW4AA3y9_.jpg large

¿Quién les dice a esos candidatos que con una foto ganarán votos? A mí personalmente me da vergüenza ajena ver esas grandes vallas publicitarias en donde los politiqueros posan como si fuesen súper modelos, exponiéndose siempre alegres, cordiales, tendiendo la mano, acompañados de alguna frase como “siempre con la gente”, “el senador del pueblo”, y no sé cuántas estupideces más. Yo soy maluco, pero esos politiqueros no se quedan atrás. Nadie, o más bien, casi nadie conoce las gestiones que han hecho en su vida política, peor aun cuando la mayoría que contaminan nuestras vistas pretenden reelegirse. Antes de poner sus falsas sonrisas, ¡pongan qué hicieron!

Amigos de Electricaribe

Una muestra la tenemos con la publicidad de Efraín Cepeda, quien lleva en el Senado 24 años, ¡24 años! Y no debemos olvidar que fue uno de los senadores que apoyaron el alza de la tarifa de energía por allá en el 2015, eso quiere decir que es más amigo de Electricaribe que de sus votantes. ¿Sí o no?

# 3: Nada de propuestas y sí mucha carreta.

El Congreso de la República es el órgano que se encarga de hacer las leyes, eso quiere decir que allí es desde donde se puede aprobar o no cualquier iniciativa que tenga el Gobierno Nacional o la ciudadanía en general. Un caso es el tema de la salud. En 1993, el senador Álvaro Uribe Vélez presentó un proyecto de ley que contó con el apoyo del presidente Cesar Gaviria, por medio del cual se regulaba el sistema de salud de los colombianos y colombianas, y así nació la Ley 100 que nos tiene enfermos con tantas EPS y pésimos servicios.

1464387175_009902_1464387316_noticia_normal

Bueno, en campaña muy pocos candidatos buscan votos diciendo qué harán en el Congreso, o quizás sí saben qué harán y por eso no lo dicen ($$$$$). Lo ideal será que, antes de votar por alguna linda cara, por quien regale más camisetas, o por quien más pague el voto, la ciudadanía eligiera a quienes demuestren capacidad de liderazgo y que presenten iniciativas que nos ayuden a mejorar todo el caos que nos afecta. Pero ojo, que en campaña por el voto muchos dicen también carreta que suenan a bellezas, que es a lo que uno llama demagogia, como es el caso del señor Uribe que, siendo promotor de la Ley 100, defensor de la privatización de la salud como presidente, ahora diga que velará por una mejor salud para el país. El propio descarado.

# 2: Cediendo la corona.

¿Existe en Colombia la monarquía? Eso de reyes, príncipes y cosas así. Pues les digo que hay algo parecido con los puestos que en el Congreso ya tienen asegurado de por vida algunos politiqueros. Cuando el que ocupa el cargo se pone viejo, se enferma, o simplemente se aburrió, otro de la misma familia entra a “reemplazarlo”. Lo curioso es que tenga o no tenga experiencia política, el sucesor sale elegido heredando los votos del anterior. De esos hay muchos casos, y en el Caribe eso es lo más común, pero por ahora mencionaré tan solo dos: los Name y los Char.

6147026047_80bbe9d5f8_b

José Antonio Name Terán fue unos de los más destacados “Caciques políticos del Caribe”. Era muy famoso por su capacidad de cooptación y compra de voto, incluso para su época se popularizó en la compra y venta de votos la frase “¿Cuánto me das, Name 10, Name 20? Después de haber estado por 32 años en el Congreso decide en el 2006 no reelegirse, cediendo su puesto a su hijo Jose David Name Cardoso quien, después de desempeñar el cargo de cónsul en Nueva York – Estados Unidos, por seis años, sale “elegido” Senador con más de 80 mil votos pese a ser su primera experiencia electoral, desde entonces está ahí hasta no sé cuándo. ¿Ya tendrá hijos?

loschar

Fuad Char Abdala es el patrón de la familia que hoy manda en Barranquilla. Comenzó siendo empresario, pero luego se dejó seducir por la tentadora politiquería gracias a sus tutores políticos José Name Terán y Roberto Gerlein, pasando de ser Gobernador del Atlántico, cuando ese cargo se daba por decreto, luego siendo ministro en el Gobierno de Virgilio Barco, hasta llegar a ser Senador desde 1991. En el 2006 no aspira y le cede el puesto a su hijo Arturo Char, pero luego que éste al parecer expresara que el Congreso no era lo suyo, recordemos que es un muy buen músico, papá Char regresa al Capitolio Nacional en el 2010, sin embargo, seguro después de algunos jalones de oreja, Arturo Char vuelve al Senado desde el 2014 hasta el día de hoy.

# 1: La impune impunidad.

Este tiene algo similar del puesto dos, pero con un elemento adicional que la hace la merecedora del primer lugar: son herederos de aquellos congresistas vinculados a la parapolítica.

gordo garcía

Tal cual es el caso del Senador Álvaro “El Gordo” García. Criado en el ambiente de la ganadería y el latifundio de los Montes de María, en Ovejas – Sucre, arranca su carrera política siendo diputado hasta llegar en 1978 a la Cámara. Se hace Senador por votación desde 1994, pero en el 2007 es capturado y luego condenado a 60 años por la masacre de Macayepo, corregimiento de El Carmen de Bolívar, en donde los paracos mataron a 15 indefensos campesinos y desplazaron a más de 200 familias.

Teresita

Siendo condenado uno creería que la gente no votaría más por él, porque siendo un congresista, supuestamente un hombre de leyes, ordenaba asesinatos de inocentes campesinos. Pero oh sorpresa que en el 2010 su hermana Teresita García sale electa Senadora también con más de 54 mil votos. Si bien ella no fue la culpable de los delitos de su hermano, para nadie es un secreto que reivindica el mismo proyecto político de él, que continua vigente en el departamento de Sucre y la región de los Montes de María, ahora pretendiendo consolidar su poder en lo local.

hija de teresita

Teresita es “reelecta” en el 2014, en plenos diálogos de paz con las FARC, y cuando algunos decían que allí se negociaban solo impunidades. Ahora, para el 2018, Teresita le dará el turno a su hija Juliana Escalante García, inscrita por Cambio Radical. Juliana tampoco tiene experiencia política electoral, viene de estar en un cargo burocrático en el Ministerio de Hacienda en el Gobierno Santos, pero está demostrado que eso no será obstáculo para posiblemente salir elegida.

Te invito a ver una película, ¡vamos al cineclub!

Por Johan Mendoza Padilla

Cineclub_Envigado_1

¿Te gusta el cine? ¿Disfrutas mucho de ver películas en compañía de otros? ¿Has analizado y debatido en torno a determinada película? Si alguna de estas preguntas la respondes de manera afirmativa, déjame decirte que tú podrías ser un cinéfilo, es decir, un aficionado o aficionada al cine, o, incluso, podrías convertirte en todo un experto o experta.

El cine es conocido como el séptimo arte, aunque también para muchos, el cine es la conjugación de todas las Bellas Artes creadas por la humanidad, ya que, allí podemos encontrar pinturas y esculturas en las escenografías, obras literarias como guion, música de fondo, la actuación teatral y, en ocasiones, hasta la danza. Hay acuerdos en que el cine nació en París, Francia, para el año de 1895, a mano de los hermanos Lumière, quienes a su vez recogieron el acumulado experimental que ya desarrollaba la fotografía, en especial, aportes dados por el estadunidense Thomas Edinson con su kinetoscopio.

Fue un gran impacto cuando por primera vez se proyectó un video, que se trataba de la grabación a la salida de obreros de una fábrica (ver video 1): la gente quedó sorprendida al ver a otros “encerrados” en aquellas imágenes. Más adelante continuarían con grabaciones como la de un tren, un señor disparando, entre otros. Sin embargo, quien después le comenzó a meter magia con maravillosas historias fue el también francés George Méliès, que no solo grababa cosas de la cotidianidad, sino que comenzó a contar historias a través de la actuación, acompañado de hermosos escenarios y por supuesto música. Para la muestra está la interesante obra “Viaje a la Luna” de 1902 (ver video 2).

Después de todo lo anterior, y como algo lógico con el desarrollo de la humanidad, el cine comenzó a evolucionar, pasando por muchas facetas hasta llegar a lo de hoy. Toda esta vasta expresión fílmica se puede experimentar mucho mejor en el sitio ideal para los amantes del séptimo arte: los cineclubes. Un cineclub es donde los cinéfilos se encuentran no solo para ver películas, sino para intercambiar observaciones, compartir las sensaciones, hasta también para analizar su reflejo en la vida real.

En Barranquilla recientemente estuvo Armando Russi, cineasta de la Universidad Nacional, y quien es considerado como uno de los más conocedores de la materia, en el marco del taller de formación de públicos para cine colombiano “ArteÍMaña”, espacio organizado por el cineclub Cinerama. Armando Russi compartió sus consideraciones en torno al papel de los cineclubes, no solo como espacios de difusión, mucho más aún, como un lugar para la ilustración que puede llevar a la transformación de las personas y su entorno.

ArteiMaña

Los cineclubes, a diferencia de las salas de cines de los centros comerciales, procuran por ver las películas con otra mirada. También, desde los cineclubes se incita a apreciar otro tipo de películas, es decir, aquellas que las salas comerciales no se prestan a proyectar debido a su contenido, al tiempo que los consideran poco llamativos al “gusto general”, por ello, en un cineclub, no esperes ver Rápidos y Furiosos 8, más sí una película no tan accesible para la mayoría, pues del cine de Estados Unidos a nosotros tan solo nos llegan el 10% de su producción, por no mencionar del cine brasilero, cubano, francés, alemán, en síntesis, de posibles grandes obras que al no tener a cada rato explosiones, brazos musculosos y tetas grandes, se piensa no serían de aprecio para el público.

cinerama 2

Moises Busigó Fuentes, de Cinerama, y el ponente Armando Russi

Russi de igual manera destacó los esfuerzos del cine colombiano, que a pulso se ha ganado un lugar de privilegio entre los más críticos, hasta el punto que suele ser casi natural la participación de muchas producciones nacionales en destacados festivales de cine. No obstante, en Colombia esto no es tan apreciado y conocido, lo que significa que más disfrutan los de afuera lo hecho acá, y se da básicamente por la poca duración que suelen tener en salas de cine, si es que llegan.

La invitación especial es la de asistir a los cineclubes existentes, pero mucho más, la de socializar toda esta maravilla igualmente a las comunidades, organizando cineclubes en barrios y municipios, para con ello también motivar a la reflexión en torno a otros caminos que se nos pueden presentar para como sociedad transitar, entre otras cosas, hacía la democratización y transformación social, pues a partir del no acceso al conocimiento, entre esos al cine, es que nuestro pueblo vive en la total oscuridad.

Y para cerrar, entre muchas películas nacionales y extranjeras a recomendar, les comparto personalmente esta obra de Lisandro Duque, sobre todo porque se enmarca en algo real: el conflicto armado colombiano.